4. La situación en el campo




5





10


15 





20





25




- Yo ya he dicho que aquí vivimos en una comunidad, trabajamos juntos, pero también tiene cada familia su pedazo de tierra propia donde cultiva lo que le hace falta para vivir. Pero como esta tierra es tan pobre apenas nos sobra algo para vender en el mercado o para cambiar por otras cosas que necesitamos (como son el arroz, el azúcar, la sal, el aceite, las velas, los fósforos, el kerosene y otras cosas). Además, todo lo que tenemos que comprar se vuelve más caro cada día.

Mi padre dice que antes era todavía peor. Sólo en los últimos años han sido expropiados algunos hacendados porque el gobierno quiere devolver la tierra a los campesinos.
Antes, cuando yo era niño, casi toda la tierra que hay por aquí pertenecía a don Cipriano, él se la había robado a los campesinos. Entonces estábamos todos en manos de los hacendados. Por el terrenito que le arrendaba a mi papá teníamos que trabajar sus tierras, y de esa manera casi no nos quedaba tiempo para cultivar los nuestros. Además nos utilizaba para el pastoreo de su ganado y para llevar su cosecha hasta el Cuzco. ¡Y todo sin ningún pago!

Me acuerdo de una noche, cuando mi papá estaba cuidando las ovejas del hacendado, vino un zorro y se comió un cordero. Pero el dueño de la hacienda no lo creyó y dijo que papá lo había matado para venderlo  e hizo llamar a los guardias y ellos se llevaron a mi papá a la cárcel. Los guardias no defienden nunca al campesino, ellos son guardias del hacendado  que los compra invitándolos a tomar cerveza.

Así mi padre y todos sufríamos mucho bajo los hacendados y todavía tenemos muchos resentimientos contra ellos. Ahora estamos recuperando las tierras de la comunidad y trabajamos con nuestro ganado. Con todo eso, incluso hemos tenido suerte pues en otras partes todavía no se ha devuelto la tierra a las comunidades y los campesinos siguen estando en manos de los hacendados.


sobrar
la vela
el fósforo (Am.)
el kerosene

expropiar
el hacendado
devolver (ue) 
arrendar (ie)
el pastoreo
el ganado
el zorro
el cordero
el dueño
la cárcel
defender (ie)

sufrir
el resentimiento
recuperar

übrig bleiben
Kerze
Streichholz (Span.: la cerilla)
Brennstoff
(für Lampen u. Kocher)
enteignen
Besitzer einer Hacienda
zurückgeben 
verpachten
das Weiden
Vieh
Fuchs
Lamm
Besitzer
Gefängnis
verteidigen, in Schutz nehmen
leiden
Ressentiment
wieder bekommen



zurück