9. Las barriadas

        






5
Las barriadas (en Latinoamérica también conocidas como: villas miserias, callampas, favelas, etc.) son zonas pobres en la periferia de las ciudades grandes. En el Perú existen más de 800 barriadas, llamadas hoy en día "pueblos jóvenes" - una expresión que disfraza la triste realidad de estos barrios. En Lima y en sus alrededores viven más de 2 millones de personas en barriadas, y esta cifra no deja de crecer:
disfrazar
no dejar de + Inf.
la población urbana
la población rural


verschleiern, verkleiden
nicht aufhören zu
Stadtbevölkerung
Landbevölkerung




El Perú
población total
población urbana
población rural
1940
6.680.000
35,4%
64,6%

1972
13.570.000
59,6%
40,4%

1997
24.370.000
72%
28%




10





15



20
Este crecimiento de las ciudades es una consecuencia del éxodo rural que, a su vez, se debe a las malas condiciones de vida en el campo. Cada día llega más gente del interior del país a poblar las barriadas. Los campesinos creen que en la ciudad conseguirán un puesto de trabajo fijo, sueldos y viviendas mejores y que sus hijos recibirán una buena enseñanza. Es la ciudad con todas sus atracciones la que da al campesino la ilusión de un futuro mejor.

Pero al llegar a la ciudad, la realidad es otra. Faltan viviendas y las que hay en las barriadas carecen de las condiciones elementales: agua electricidad, desagüe. Además no hay trabajo suficiente, abundan los desocupados o los que no tienen ocupación fija (más del 80% de los pobladores de las barriadas). Algunos logran encontrar empleos en una fábrica, otros en la artesanía, las mujeres tienen que trabajar como criadas o cocineras. Los demás se dedican a trabajos ocasionales, por ejemplo en los mercados o como vendedores ambulantes. La situación para los niños y los jóvenes de las barriadas es todavía más grave: éstos crecen en un ambiente de pobreza, miseria y desesperanza. Trabajan como limpiabotas (o lustradores, como se dice en el Perú) y hay muchísimos que tan sólo viven de lo que encuentran en la basura, andan por las calles pidiendo limosna, o están condenados a convertirse en delincuentes.

el crecimiento
crecer (zc)
el éxodo rural
conseguir (i)
el sueldo
la vivienda
la enseñanza
carecer (zc) de
el desagüe

el desocupado
el empleo
dedicarse a
el trabajo ocasional
el vendedor ambulante
la basura
pedir (i) limosna
estar condenado a
convertirse (ie/i) en
el delincuente

Wachstum
wachsen
Landflucht
erreichen, bekommen
Lohn
Wohnung
Unterricht, Ausbildung
nicht haben, entbehren
Abwasserleitung, Kanalisation
Arbeitsloser
Beschäftigung, Anstellung
s. widmen
Gelegenheitsarbeit
Straßenhändler
Müll
betteln, um Almosen bitten
verurteit sein zu
werden zu, s. verwandeln in
Straffälliger










zurück